Macri recorrio el rompehielos Almirante Irizar

El presidente Mauricio Macri recorrió este mediodía, en el puerto de la ciudad de Buenos Aires, el rompehielos Almirante Irízar, que esta semana volvió a navegar después de 10 años y quedó en condiciones de participar de una nueva Campaña Antártica. El Irízar es desde 1979 el buque insignia del Programa Antártico Argentino. 

Macri sostuvo que la recuperación del buque es una demostración de “nuestra capacidad y de lo que los argentinos somos capaces de hacer cuando trabajamos juntos”.

“Hace más de una década que tenemos fuera de servicio esta nave insignia de nuestro Programa Antártico. Realmente representa mucho lo que está pasando hoy”, afirmó el Presidente.

“Parece que fue ayer cuando en el 2007 nos enterábamos del incendio en alta mar. Durante más de 7 horas, 200 compañeros argentinos entre las olas y el frío esperando ser rescatados”, recordó el Presidente.

“Y alguien que estaba ahí, como jefe de Operaciones, volverá a la Antártida, lugar a donde pertenece este rompehielos, el comandante Mangiaterra”, subrayó.

El Presidente recorrió toda la nave y fue informado en detalle de los trabajos realizados, no sólo para reparar los daños que había sufrido, sino para reconstruirlo y modernizarlo en el marco de un proceso que lo convierte en un rompehielos único en el hemisferio sur, ya que incorporó tecnología de última generación.

El Irízar es desde 1979 el buque insignia del Programa Antártico Argentino y el martes pasado zarpó del puerto porteño para efectuar una navegación de ajuste de propulsión luego de permanecer una década fuera de servicio por un incendio que sufrió en 2007.

Durante el viaje se realizaron verificaciones y ajustes de sistemas, equipos y motores para evaluar su respuesta ante diferentes exigencias. Es un paso necesario en el proceso de las Pruebas de Aceptación tanto de Puerto (H.A.T. – Habor Acceptance Test) como de Mar (S.A.T. – Sea Acceotance Test) y de Hielo.

Estas pruebas, de las que también participó personal de Tandanor, permitirán obtener la certificación final del Der Norske Veritas (DNV) de Noruega, una de las Sociedades de Clasificación más exigente del mundo.

Además, duplicó su capacidad de transporte de Gas Oil Antártico (GOA) e incrementó en un 600 por ciento la cantidad de espacio dedicado específicamente a la investigación científica.

Se reacondicionó a nuevo el área médica conformada por sendas salas de terapia intensiva e intermedia; un quirófano de última generación; un consultorio odontológico y un centro de rehabilitación para hipotermia aguda.

Se amplió la capacidad para transportar pasajeros con menor necesidad de tripulación y se reconstruyeron los 203 compartimentos, de los cuales 83 corresponden a camarotes.

Acompañaron al Jefe del Estado en las instalaciones del astillero Tandanor el ministro de Defensa, Julio Martínez; el jefe de la Armada, Marcelo Srur y el capitán de la nave, comandante Maximiliano Mangiaterra. 

PRINCIPALES MEJORAS

Motores y generadores: Se cambió la totalidad de la planta propulsora y generadora.

Personal Embarcado: Se aumentó la cantidad de personal embarcado de 245 a 313 plazas.

Laboratorios: Se aumentó el área dedicada a laboratorios de investigación de 74 a 415 m².

Habitabilidad y Servicios: La ampliación de la capacidad para transportar pasajeros implica, además, el incremento de casi un 20 por ciento en la adecuación de todos los servicios. Además se reconstruyó en su totalidad la habitabilidad del barco, que ofrece nuevas comodidades.

Automatización total de los Sistemas del buque: Se automatizaron desde la sala de máquinas y puente hasta los sistemas de emergencia y control de incendios, con tecnología de última generación, a la par de los rompehielos más modernos del mundo.

Sistema Eléctrico de Propulsión: Cambio de todo el sistema eléctrico de media tensión de corriente contínua a corriente alterna, en consonancia con el estándar para este tipo de barco.

Combustible Antártico, Agua y Basura: Se amplió la capacidad de transporte de combustible antártico de 350 a 650 m3. En cumplimiento con las normativas de DNV, MARPOL y del Tratado Antártico, se adecuaron los sistemas de agua potable, agua caliente, tratamiento de aguas servidas y residuos de acuerdo a las pautas de protección ambiental.

Seguridad: En resguardo de la seguridad de las personas y de acuerdo a las reglamentaciones vigentes, el buque tendrá una dotación de botes salvavidas para la totalidad del personal a bordo y balsas salvavidas para el 25 por ciento del personal embarcado.

Anuncios