Denuncian sobreprecios en los contratos de televisacion del Mundial 2014 y otros torneos

La Oficina Anticorrupción denunció que se pagaron sobreprecios en los contratos de televisación del Mundial de fútbol Brasil 2014, en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y la Copa América 2015. Las acciones podrían encuadrar en los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública y administración fraudulenta, cometida en perjuicio de una administración pública.

En conjunto, por estos contratos por los derechos de transmisión se pagaron más de 30 millones de dólares.

La investigación se inició a raíz de una presentación del Ministro del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, quien solicitó evaluar el contrato entre Radio y Televisión Argentina (RTA) con Torneos y Competencias (TyC) para la realización de la Copa América 2015 y con ESPN en relación a los Juegos Olímpicos 2012.

Para el análisis de los casos la Oficina Anticorrupción también incluyó el contrato suscripto por el entonces Jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina por el Mundial 2014. Por su parte, la televisación de los Juegos Olímpicos de Londres fue firmada por el entonces presidente de RTA, Tristán Bauer.

Para estudiar los hechos, se compararon los montos pagados por los contratos mencionados con lo erogado por la transmisión de los Juegos Olímpicos de Río 2016 y la Copa América Centenario 2016.

Del análisis surge que por los Juegos Olímpicos de 2012 se pagaron 2,5 millones de dólares. La misma cifra que se pagó para el conjunto de la transmisión de los Juegos Olímpicos 2016 y la Copa América Centenario 2016.

“De la simple lectura y cotejo de los distintos precios que se pagaron por los derechos de televisación de las competencias de referencia, surge que existe una desproporción manifiesta entre lo abonado en conjunto por la transmisión de la CAC 2016 y los JJOO de Río de Janeiro 2016 y los otros eventos deportivos. Objetivamente, estas diferencias acreditarían pagos excesivos en los derechos televisivos que impactaron de manera directa en el patrimonio de RTA”, se sostiene en la denuncia.

“Quienes contrataron por los precios que se consideran sobrevaluados, podrían haber actuado de otra manera. Buscando precios de referencia de torneos similares y, con la colaboración de las gerencias técnicas, proyectar un estimativo del retorno que en publicidad era esperable por cada evento. Había suficiente experiencia para establecer pautas objetivas que permitieran llegar a un precio justo y equitativo”, detalla la denuncia.

La transmisión del Mundial 2014 costó us$ 19 millones y la Copa América 2015 us$ 8,6 millones de. En su presentación, la Oficina Anticorrupción explica que “no es razonable haber pagado un 344 % más” por la Copa América 2015 (8,6 millones) que por la Copa América Centenario 2016 (2.5 millones), dado que son torneos similares: “Esta diferencia se profundiza más si tenemos en consideración que el pago de la Copa América Centenario también incluía los JJOO de 2016 de Río de Janeiro”.

Anuncios